Hablamos en serio. Siempre fui una niña buena , de estas que todo el padre quiere tener.

Hacía lo correcto, vivía como se debería vivir, siguiendo las pautas del lo que hay que hacer : estudiar, trabajar, ahorrar, casar, tener hijos etc. No sé si por comodidad, miedo o inseguridad seguía la inercia.
Cuando encontré en persona blogueras que solo leía por la red me sorprendí que tenían voz, wooowww. Que eran altas, bajas, graciosas, habladoras, calladas, etc. Yo solo pensaba que chasco se van a llevar cuando me vean como realmente soy. Insegura, callada, seria, ausente, exigente, organizada, metódica. Vale también hago mil caras, mis ojos hablan por si solo, gesticulo.
Soy una niña buena. No tengo grandes aventuras que contar, hacer lo correcto implica aburrimiento. Por lo general, siempre pienso que sobro. No sé bailar, ni cantar ni contar chistes. Sé coser y dibujar , algo tengo que hacer para llamar la atención. Se me da mal la cocina aunque sé hacer café a moda antigua. Agradezco haber encontrado  un marido tan raro como yo y que aguante mis pitis.
Intento ser sociable pero parece que cada día fracaso más.  No tengo estilo ni preocupación por tener.
Dejé de buscar amistades en la calle y pasé a tener conocidos a quien saludar.
Me admira mi hermana que me ve muy creativa y talentosa. Quizás porque ve en mi lo que no ve en ella, yo le digo lo mismo.
Quería tener un peinado con más personalidad y un modo de vestir más autentico. Quería tener un tatuaje, quería tocar un instrumento. A veces pienso que quería ser otra persona. Por rockera no paso verdad?

 

 

 

 

Patrón Simple Plain modelo 24 de la Ottobre Design 06/2014 con tela orgánica Silmu knit black (espectacular el derecho y el revés) y  puños negros de Nosh FabricsFans Ottobre.
Leggings del CC Masustak modificado como mi proyecto de DM del libro Pattern Magic Stretch Fabrics. Retal de punto de Telpes Vigo.